miércoles, septiembre 14, 2011

Kaviedes: “No importa cuanto me rayen, todos quieren ser como yo.”



Me quieres, no me quieres, me quieres, no me quieres…

En momentos de sobriedad los lógicos entre ustedes se preguntarán: ¿Por qué chucha Kaviedes domina los medios? ¿Por qué siempre es noticia durante dos décadas? Y pues la respuesta a este primer paso es sencilla: Ratings. Una nota sobre Kaviedes se traduce a gente subiendo el volumen o leyendo el artículo completito (cosa que no harán ni cuando lean sobre la cura del cáncer). Lo difícil está en descifrar porque todos, absolutamente todos los hombres, estamos interesados en él.

Lo básico que hay que entender es que, contrario a lo que dicen los medios que Kaviedes tiene gente que lo odia y gente que lo quiere, el Ecuador masculino tiene un sólo tipo de relación con el Nine: Todos quieren ser el man.

Nacimos en un país donde se entienden dos cosas desde que nacemos: a. No hay mejor cosa que jugar futbol; y b. Los negros son brutos. Estas dos verdades culturales son mastodontes del ser ecuatoriano, pues si pudiésemos escoger entre ser el Tin Delgado o Kaviedes, todos escogeríamos el segundo.

Pero la razón más espesa no es la raza, eso es simplemente una base. La razón de fondo es que Kaviedes sufre de un narcisismo bien pagado. Googleen su página, sale EL hablando, EL justificando que salió del Macara, EL dando su versión de todo, nada es su culpa, EL convirtiendo el mundo a su imagen y semejanza, sus errores no son malas decisiones, son “caídas”, parte el mundo entre gente que lo odia y que lo quiere (con nuestra complicidad), En fin, Kaviedes tiene lo que todos queremos, ser el director de la película de tú vida. Todas sus trivialidades son celebradas a nivel nacional. Todas, y eso es lo que quieres en secreto tú.


Miralo de esta forma, culturalmente hablando, la fama es la nueva pornografía.


La diferencia entre Kaviedes y el resto es que él puede hacer todas estas cosas: drogarse, tirar con Paloma, robarle a LDU, y seguir jugando fútbol. Es decir, su narcisismo no es castigado por la sociedad, más bien la sociedad le pide más egolatría a través de los medios, pues los periodistas saben que queremos saber más de él (a nivel inconsciente), ergo, a mayor despliegue de Nine-narcisismo, más tribuna y más protagonismo a un hijo de puta que aunque de la boca para afuera apoyemos o rayemos, todos queremos ser.

¿Saben por qué?

El Ecuador está lleno de narcisos reprimidos. El hecho de que Kaviedes siga siendo famoso dice más de nosotros que del mismo Nine o de los medios.




Aunque sin mi sofisticación, ellos lo saben

3 Comments:

At 7:08 p. m., Blogger Peregrino del Relampago said...

Interesante.

 
At 11:50 p. m., Blogger Santhros ibn Shinu said...

Es verdad. El odio es de la boca para afuera. No se si en el fondo la gente quiera ser como Kaviedes, o tener lo que tiene ese lerdo hijo de puta, o si para el caso, da igual.

No se si coincidas con esto, pero creo que más allá del discurso politícamente correcto de "superar el machismo", en realidad, lo que queremos es perpetuarlo. Nuestros ídolos son los machos castigadores, los que chupan, culean, tienen hijos por todo lado, son unos carevergas irresponsables, maltratan a sus mujeres, y nunca son culpables de nada.

No es sólo Kaviedes, esta huevada viene de mucho tiempo. También tuvimos a Julio Jaramillo. Y al loco que ama. Y sabrá mi padre y mis abuelos quienes fueron antes.

 
At 10:34 a. m., Blogger Tijerón said...

Coincido.

 

Publicar un comentario

<< Home